MISCELÁNEAS MISCELÁNEAS: Esa maldita corbata
"No importa lo lento que vayas, siempre y cuando no te detengas."
- La sabiduría de Confucio

lunes, 9 de febrero de 2009

Esa maldita corbata

Maldita corbata, además del saco la he usado diariamente por más de cuarenta años.

Yo no se si nací bancario ó me hicieron las circunstancias.
Solo sé que fue el único trabajo de mi vida.
Bancario.. que bien sonaba allá por la década del 60.

-Es un buen partido. Decían las madres de las chicas del pueblo.
El chico vestía bien y el sueldo era bueno.
El Banco Nación toda una Institución.

La vestimenta exigida era camisa de colores claros, saco y corbata.
Sólo en verano y si la sucursal carecía de aire acondicionado se podía prescindir del saco.
La corbata era inamovible.
En los meses cálidos ajustaba y parecía asfixiar.
No estaba previsto y no era aconsejable desabrochar el primer botón de la camisa, lo que posiblemente habría aliviado algo la situación.

Sea como sea usé siempre corbata y de acuerdo con cada época fueron mono cromáticas, bicolor, tricolor, sin rayas, con rayas, con dibujos, anchas, angostas, largas, cortas, de algodón, sintéticas, de seda y quien sabe que más.

Lo que me pasó con este adminículo es raro, al principio era una marcada molestia pero con el tiempo la fui asimilando y me fui acostumbrando como si fuera cosa del destino.

Me pasó algo así como el Síndrome de Estocolmo.
La corbata me convirtió en su víctima sometiéndome a una gran presión, no solo física sino también psicológica.
Sentía que no podía escapar y abandonado por la sociedad pacata que no hacía nada para rescatarme.
Fue así como así que me refugié en la seguridad que ella me daba.
Con el paso del tiempo me fui olvidando del ahogo que me provocaba y fui buscando su empatía.
Cuarenta años compartiendo gran parte del día, juntos, indisolubles, amalgamados, enlazados, unidos hasta que la jubilación nos separó.

Aleluya! Por ese día.
Día de la liberación. Chau corbata cruel y con vos adiós al traje y porque no también a los lustrosos zapatos.
Bienvenidos jeans, remeras y zapatillas.
Esto si que es vida.

2 comentarios:

mara y cuyá dijo...

jajaja...hola otoño ¿cómo estás?
Me hiciste reír con la corbata, uhhh y sin aire acondicionado. Ahora es más fácil...me causó gracias lo del Síndrome de Estocolmo.
Me atrasé con las lecturas por culpa de las vacaciones...pero estuvieron tan lindas!!! Ya vendré a leerte.
Besos

Otoño dijo...

Hola Mara y cuyá.

Feliz retorno.

La corbata es todo un tema para cualquier empleado administrativo.
Claro que más en mi época.
Y como todas las cosas, pasado un tiempo la visión es graciosa.

Besos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...