MISCELÁNEAS MISCELÁNEAS: El enemigo público del verano
"No importa lo lento que vayas, siempre y cuando no te detengas."
- La sabiduría de Confucio

viernes, 18 de diciembre de 2009

El enemigo público del verano

<

El mosquito



Por fin llegó la hora de ir a la cama, el sueño y el cansancio se hacen sentir.
Noche apacible de primavera-verano, es decir los primeros calores de la temporada, que invitan al descanso reparador.

Apago la luz , me arrellano en la cama y me entrego a los brazos de Morfeo, rápidamente quedo dormido.
De pronto en la quietud de la noche un ruido molesto entra en escena.
Bzzzzzzzzzzzz, el zumbido ruidoso, molesto y característico del mosquito en vuelo me perturba y soñoliento con los ojos cerrados , trato agitando la mano derecha de alejarlo de mis oídos.

El zumbido estrepitoso cual banda de regimiento me va envolviendo más y más hasta rosar mis orejas. Me cubro con las sábanas en vano intento de poder continuar durmiendo pero el ruido taladra la tela e ingresa con más fuerza en mi sistema auditivo a punto de hacerlo estallar.

A tientas en la oscuridad oprimo el botón del velador y al hacerse la luz el zumbido desaparece. Apago la luz y y creo que solucioné el problema.
Minutos después:-Bzz. Bzzzz, Bzzzzzzzzzz, Bzzzzzzzzzzzzz.
No aguanté más , prendí la luz, salte de la cama y busqué, con mi visión algo nublada por la mezcla de sueño, cansancio y ofuscación, al mosquito con toda la intención de acabar con él.

Lo vi como entre sueños en el ángulo que forma la pared con el cielo raso , tomé una zapatilla, me encaramé en la cama y traté de llegar al insecto con un golpe mortal de zapatilla , con escasa fortuna porque en el intento de acercarme y saltar hundí mi pié derecho en el vació entre la cama y la mesita de luz.
El ruido de mi caída debe haberse oído a varias cuadras a la redonda. Pero no fue nada el ruido, sino que en mi caída arrasé con el velador y una silla que estaba cerca.

De espaldas en el piso, aún dolorido, vi cono el insensible insecto me miraba displicente y con cierta sorna lo que me produjo el mismo efecto que la marca candente al ganado en una yerra.
Ciego de ira fui a la cocina buscando la máquina de flit, arma mortal si las hay, sin reparar en el banquito que estaba al lado de la puerta y al que golpee con el dedo chico del pie izquierdo y en ese momento vi las estrellas, el dedo adquirió proporciones desusadas para él y cojeando llegue hasta la máquina , la tomé y con sorpresa noté que estaba vacía.


En la penumbra, con el pié adormecido de dolor y el aparato vacío en la mano debí ser la imagen de la derrota.

Saque fuerzas de mi orgullo vapuleado y rengueando volví al dormitorio, bajo la ventana en un rincón divisé el porta espiral solito, quietito y reluciente y ahí caí en la cuenta de que tampoco tenía espirales para combatir al enemigo.



Traté de serenarme y me puse a ordenar el zafarrancho armado en mi intento de liquidar al mosquito.

Cuando hube terminado, el sueño y el mosquito habían desaparecido, miré el reloj : eran las 5 de la mañana, una buena hora para tomar unos mates.







Los mosquitos cuando vuelan emiten un zumbido muy molesto y cuando pican producen ronchas, en algunos casos como en bebés y niños pequeños las lesiones pueden ser importantes, además algunos pueden ser transmisores de enfermedades.


Los mosquitos son enemigos del viento y del sol, por lo que permanecen durante el día en lugares oscuros y húmedos.
Históricamente el ser humano trató de protegerse de su ataque mediante el humo producido por la combustión de ramas secas y húmedas y en algunos casos con el agregado de bosta vacuna o caballar.
Luego el ingenio del hombre creó el legendario espiral.


Después apareció el repelente en aerosol que apareció en la segunda guerra mundial para aliviar a las tropas norteamericanas de los insectos de las trincheras.
Más tardes aparecieron las cremas y luego las tabletas activadas por unos aparatos que se enchufan en los tomas eléctricos de los hogares, hasta que hoy aparecen las pulseras repelentes de mosquitos.

Todos recursos que combaten la posibilidad de ser atacados por los insectos pero que no apuntan a terminar con los mismos.
Su reproducción parece no tener fin y su amenaza tampoco.





CURIOSIDADES


  • Son las hembras las que pican porque necesitan proteínas para desarrollar sus huevos.

  • El macho se alimenta de la savia de las plantas.

  • Se estima que cada hembra pone entre 200 y 500 huevos.

  • Lo que produce el picor es la saliva que libera el mosquito al momento de picar.

  • Dependiendo de la especie viven de 4 a 30 días




No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...