El piano

Es parte del pasado y es presente.
Está mudo, silencioso.
Ya nadie nada toca en él.
Está bien conservado, brillante.
Como esperándola.

-Si hablaras:¿Que me contarías?

Quizás de la gran tormenta en la casa vieja.
Aquella noche del asalto, cuando enmudeció el winco.
El pueblo estaba inundado, sin luz y el viento golpeaba los ventanales.
Todos atrapados en casa, sin poder salir.
Fuimos en busca de velas y continuamos la fiesta.
Ahí brillaste vos.
El gran instrumento salvador de la noche.
El Pancho- gran pianista- te ejecutó hasta el alba.
Continuamos bailando hasta que aclaró y hubo bajado el agua.
Después todos se fueron y nos quedamos solos..

Antes ó después, y siempre me hablarías de Ella.
Me dirías, que como yo, las extrañas horrores.
Añoras su ángel, su ternura.
Extrañas sus manos cuando te acariciaba interpretando el "Once".
Y esa melodía invadía el espacio, enmarcando mis silencios.
Que lindo era todo eso!

Sigues callado y te comprendo.
Mamá no está, solo quedamos vos y yo.

2 comentarios:

  1. ella no está...pero estuvo y qué bellos recuerdos te ha dejado. Lo decís desde el corazón y se nota, lo decís con la música hermosa del alma...y él te acompaña. Feliz Año Otoño!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias.
    Feliz Año para tí amiga.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi blog
Y pasar parte de tu tiempo conmigo.

Un abrazo.

Mis pequeños querubines

B risa suave que reanima, R isa y simpatía que alegra, I maginas historias sin lágrimas A lma pura y generosa, N oche estrellada de ver...