NUESTRA CITA

Hoy es el día. Hoy la veré.
Me levanto temprano para prepararme, estoy ansioso, muy nervioso, pero feliz.
Me rasuro con cuidado los escasos pelos de mi barba y luego voy a la ducha.
El baño me despabila. Cuido todos los detalles: me lavo la cabeza con un buen champú comprado para la ocasión y el jabón tiene un rico perfume, me agrada.
Mientras me seco pienso en ella, tarareo una canción y me siento contento.


Busco en el placar algo digno para el momento. El mejor jeans, camisa nueva de color no llamativo y campera color verde petróleo ó algo así, buena marca y elegante.

Los zapatos bien lustrados como nuevos, muy limpios y brillantes.
Me pongo algunas gotitas del perfume más suave y rico que tengo y estoy listo.
Desayuno apresuradamente, veo las noticias en TV y espero la hora para salir en su búsqueda.


¿Cuanto pasó desde que la vi por última vez? Una semana y me parece una eternidad.

Se hace la hora de marchar en su encuentro.
Saldo a la calle, el día parece saludarme con su sol radiante y el frío acaricia suavemente mi rostro.
Camino raudamente porque quiero acortar la espera lo más posible. Por momentos no siento el suelo bajo de mi y me parece volar sobre nubes de algodón.


Llego a su casa, abro la puerta y ahí esta ella. Sentada, esperándome sonriente y más hermosa que nunca.

Voy a su encuentro, la tomo en mis brazos, la estrecho contra mi pecho, aspiro su aroma y la beso con dulzura.
No nos decimos nada.Nos miramos y sonreímos.
Caminamos por el cuarto abrazados, bailamos sin música, tan unidos que parecemos uno solo.


Quiero recuperar todo el tiempo perdido y no la suelto.

Después llegado el momento, la coloco sobre la cama y suavemente comienzo desnudarla.
Ella me mira y me deja hacer. Sonríe.
No me atrevo a mirarla...,
Solo busco el pañal y la cambio .
Mi nieta sonríe, sonríe....

2 comentarios:

  1. Impresionante giro el que has dado al final. Todos pensamos (o yo al menos) en un romance.

    Y al final resulta ser una gran historia de amor fraternal, con la pequeña nieta...

    No sé que decir, me ha encantado el giro que le has dado y creo que es muy acertado, a veces el amor por la familia es el mismo que se puede sentir por la persona que amas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Deprisa:

    Solo quise expresar esa felicidad que me da esa cosita pequeña.
    Sin querer lo expuse así y resultó una historia de amor en los extremos de la vida.
    Gracias por tu comentario.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi blog
Y pasar parte de tu tiempo conmigo.

Un abrazo.

Mis pequeños querubines

B risa suave que reanima, R isa y simpatía que alegra, I maginas historias sin lágrimas A lma pura y generosa, N oche estrellada de ver...