Dame una razón. . .

Si, dame una,
una razón para perdonar.
Una razón para no matarte,
Loca, alma perdida en la impudicia.
No pensaste, ingrata, réproba,
que mi mundo todo destruías.

No te importó nada, solo tú,
ciego de  ira estoy , dolor, rencor,
por todo lo que hiciste.

No eres  mala persona, eres la peor,
y sin embargo, estoy aquí, esperando.
Te miro y no te conozco.

Si sólo una lágrima ,
un gesto de dolor,
una sola palabra:  perdón  ,
Un  signo de arrepentimiento ,
me devolviera tu imagen.

Yo contendría mi odio ,
 mi dolor silenciaria y,
quizás, solo quizás, te olvidaría.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi blog
Y pasar parte de tu tiempo conmigo.

Un abrazo.

Mis pequeños querubines

B risa suave que reanima, R isa y simpatía que alegra, I maginas historias sin lágrimas A lma pura y generosa, N oche estrellada de ver...