El candoroso amor de mi nieta.

Ramo de Hojas
El regalo de Briana.
Un día de visita de los nietos es toda una fiesta.
Dos criaturas amorosas, inteligentes, distintas entre sí , que se complementan muy bien.

El nene  con dos años cumplidos es de una energía increíble, de continuo movimiento, rápido y más rápido. Es de una simpatía no muy común en los niños.
El saluda a todos, conocidos y por conocer, es amigo de los perros sean cuales sean y además es muy besuquero. No escatima el abrazo, el beso y el te amo, lo que me hace estremecer.

La nena   próxima a cumplir los cuatro es la antítesis del gordo,  pausada, muy tímida-aunque cada día se va soltando un poquito más.- super inteligente,  es cariñosa -no tan expresiva como su hermano- tiene pensamientos y reflexiones que exceden su edad. De una velocidad mental que asombra. Rápida para las respuestas, claras y contundentes.

El otro día nos visitaron y mi nieta entró con un ramos de hojas secas -tomó las caídas de los árboles de  la calle- y con una sonrisa se las obsequió a su abuela. Para ella fue el mejor ramo de flores que le  pudieran regalar.
Amor,candor e inteligencia que nos llegan al alma y definen nuestro tiempo y nuestras expectativas.Como una cosa tan simple, sencilla hace tanto bien y muchas veces no reparamos en ella.
No lo quise dejar pasar.La vida es lo que  pasa mientras nosotros estamos ocupados en  otras cosas. Es hora de que nos demos cuenta y valoremos  estos momentos que a veces son casi insignificantes. 

Estos dos chiquillos me han dado una lección  de que con dos cosas tan simples como decir "Te Amo" y regalar una flor (Hojas en este caso).haces feliz a quien van dirigidas.
No serán significativas a nivel mundial, no cambiarán nada en el  mundo ( o tal vez si?), pero en nuestro mundo, en ese que podemos elegir y construir son esenciales, lo nutren , avivan y lo inmortalizan
Publicar un comentario

Mis pequeños querubines

B risa suave que reanima, R isa y simpatía que alegra, I maginas historias sin lágrimas A lma pura y generosa, N oche estrellada de ver...