Saber ver

No existe la felicidad, no
como tampoco existe Dios, no
Mentira es todo lo que no es
Tus sentidos saben la respuesta.

Alegría, gozo y dicha sin par, 
efímera ráfaga optimista ya,
por tal no debiera tampoco existir
¿y entonces como se sigue?

Creer, descreer , fingir o no me importa,
¿lo importante que es?
Solo vale lo que solo a tu almohada confíes.
Esa es la verdad.

Mirar a esos puros ojos,
 límpidos cual cielo en primavera,
Pureza  a flor de  labios, 
Inocente luz en la mirada,
Es descubrir la razón de toda existencia,
La felicidad es obra de Dios.

Mis pequeños querubines

B risa suave que reanima, R isa y simpatía que alegra, I maginas historias sin lágrimas A lma pura y generosa, N oche estrellada de ver...