Paseando

Un fin de semana cualquiera en la gran ciudad, tomados de la mano recorremos los paseos cercanos.
El frenesí semanal se aplaca y la ciudad bosteza en una ambiente de calma como preparándose al descanso reparador de una larga siesta.

El infernal ruido ha desaparecido, las emergencias se tomaron un respiro y mudas están las sirenas, el smog ha perdido vigor y se ha ido desdibujando hasta perderse quien sabe adonde.

La cruda realidad de un JUBILADO

Me despierto todas las mañanas y doy gracias de estar vivo. Vivo...Listo a emprender la lucha por la permanencia en esta vida, lucho por estar vivo, por vivir diariamente. Pero esta lucha agota, amengua las ganas y las fuerzas enflaquecen y el  miedo se apodera de mi.
Pero me pregunto:¿Que es vivir? Es esto vida, el solo hecho de de cada día, cada hora que pasa me veo envuelto en la disyuntiva de decidir de que cosa me debo privar.

No recuerdo bien, la mente se me nubla y los recuerdos se confunden, al principio era simple ahorrar en la vestimenta, dejar de comprar ropa, total para que si con la que tengo esta bien. Después o también en ese momento, no lo sé, dejé de ir al cine, claro aumentaron   las entradas..., con lo mucho que disfrutaba con las películas y después de la función una porción de pizza con un buen moscato.
Cuando me acuerdo me emociono pero no lloro, que llorar no es de hombres.

Feliz día Papá.

Hoy es un día a recordar la figura del padre -3er.´domingo de junio-,física y espiritual. Con sus virtudes y defectos, es decir con su human...