Mi Historia es un poema


Cap. I

Nací justo en el momento que debía.
No fue antes ni después,
cuando el pueblo se desperezaba
yo ya la teta tomaba.

Pueblo sin horizonte, ni destino,
viejas calles de tierra
donde el sulky araba el camino.

El automóvil no existía,
quizás no habíase inventado,
baya uno a saber los secretos
de aquellos tiempos.

El Juez, el Comisario y el viejo Cura
los personajes de entonces,
el orden y la honra del pueblo
parecían custodiar.


El reinado de las chismosas
que todo lo sabían y lo que inventaban.
¿Vió Doña a Fulana y Mengano
tomarse alga más que las manos?

Jugar a las bolitas:
Hoyo y quema, el triángulo y el gallo.
con bolones y munditos 
era  la diversión suprema.

Jugar a las figuritas:
A la tapadita y el fierro
en la pared del vecino
y el álbum que nunca llenaba.

En pata salíamos después de la lluvia,
frío o calor no importaba,
carrera de palitos (nuestros  barquitos),
era a lo que jugábamos.

Por las noches en verano
en la esquina iluminada
chicos y muchachas, entre sapos,
por la popa y mancha correteábamos.

Por las tardecitas diariamente
el regador pasaba y tras su paso
el olor a tierra mojada 
al pueblo inundaba.

Continuará (eso espero).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi blog
Y pasar parte de tu tiempo conmigo.

Un abrazo.

Mis pequeños querubines

B risa suave que reanima, R isa y simpatía que alegra, I maginas historias sin lágrimas A lma pura y generosa, N oche estrellada de ver...