Feliz día Papá.

Hoy es un día a recordar la figura del padre -3er.´domingo de junio-,física y espiritual. Con sus virtudes y defectos, es decir con su humanidad toda.

Es un día muy alegre para los afortunados que lo tienen pero un día no tan feliz para aquellos los que no los tenemos físicamente.

En mi caso, es algo muy especial, no pude disfrutarlo ya que un maldito asesino me lo arrebató cuando apenas tenía un año de vida.
En esa época (años cuarenta) nada se sabia del peligro de ese maligno criminal que es el cigarrillo, alias faso. Este sicario de la muerte no falló y mi padre murió de cáncer de pulmón.

Por eso no conocí a mi viejo  y gracias a mi madre que hizo todo lo posible para suplir su ausencia no sentí su falta pudiendo así transcurrir toda mi vida normalmente.

Hace cinco años atrás a la semana de cumplir los 73 ocurrió algo que dio lugar a mi posteo titulado Una señal donde cuento que encuentro una foto en el suelo que nunca había visto y que contenía la firma de mi padre como aclaración.

Eso me hizo replantearme cosas como mi olvido a su existencia en mi historia y reconocer mi error por no darle la  importancia que había tenido por ser el gran y único amor de mi madre y quien junto con mi viejita me dio la vida.

No fue su culpa no haber estado junto a mí cuando hubiera sido necesario, sino por la ignorancia de no saber que convivía con su asesino.

Hoy a muchos años de su partida, recordando lo poco que puedo de lo que mi madre me comentaba,
siento que me hubiera gustado mucho conocerlo, tenerlo de niño, haber podido jugar con él, escucharlo, abrazarlo y mimarlo.

Hoy es su día como el de todos los papás y solo se me ocurre una cosa decirle: Feliz día Papá.,



Mis pequeños querubines


Brisa suave que reanima,
Risa y simpatía que alegra,
Imaginas historias sin lágrimas
Alma pura y generosa,
Noche estrellada de verano,
Amanecer de sueños inconclusos.

Almita buena, pura y candorosa
Despierta mil sensaciones.
Ríe y  su risa me rosa
Inmóvil nunca, siempre en movimiento,
Es ágil, inquieto y vivaz.
Luce unos ojos que  matan.

Toda viveza e inteligencia
Inciden en mí y me alegran.
Amor  y ternura solo inspira
Ricura de nena que invita
A reconocer la presencia divina.

Tres motivos más para seguir,
Tres pequeños querubines
Tres el horizonte de mi vida son.
Tres amores por los que vivir.

Mis pequeños querubines

B risa suave que reanima, R isa y simpatía que alegra, I maginas historias sin lágrimas A lma pura y generosa, N oche estrellada de ver...